Archivo de la categoría: Secciones

La poesía!!!

Las plásticas

 Si usas la tarjeta sin cesar,
el dato proporcionarás sin pensar.
Cautivos los mercados con su andar,
mientras tu plástica no la dejes de deslizar.
Regalas la información con cada acción,
la cual no es privativa de la comercialización.
Exige tu parte en ésta cuestión,
ya que son tus actos los que dan valor,
al nuevo orden de la consumación.
¡Ho! mercado cautivo, libérate de tus cadenas.
Mientras lo abraces, será tu eterna condena.
https://la-poesia.blogspot.cl/2006/03/las-plsticas.html

Un murmullo

Vivimos en éste tiempo, lleno de áridos pantanos.
Caminamos entre la bruma y sorteamos mil balazos.
Estamos compungidos y a la vez asombrados
de los cálidos días,
y los fríos implacables y desmembrados.
Nuestra inteligencia es verdadera y la ignorancia perecedera.
El amigo es quien, a la luz de los hechos, ve la caldera;
avisándote para que no toques los bordes de la histeria.
Melancólicos son los que todavía creen en que son inmortales.
Dichosos los que añoramos caminar entre rosales.
Espero el día en que el giro de la Tierra lo logren detener,
quienes tienen la esperanza que habrá un nuevo amanecer.
Hoy es el momento en que existo para hablar,
esperando que muchos logren, por lo menos, un murmullo mío escuchar.
https://la-poesia.blogspot.cl/2006/02/un-murmullo.html

Un día

 Un día…
Un día te miré y me dije cuanto es lo que merezco.
Un día te escuché y me dije cuanto es lo que tengo.
Un día te olí y me dije cuanto es lo que quiero.
Un día te toqué y me dije cuanto es lo que resisto.
Un día te saboreé y me dije cuanto es lo que necesito.
Un día te sentí y mi corazón se detuvo ahí.
https://la-poesia.blogspot.cl/2006/02/un-da.html

Para Sara

He entrado hasta acá,
tratando de ser normal.
Difícil es la tarea de comentar
que dentro de ti esta la realidad.
Por ello me convierto en inmortal,
y la coherencia me abandona sin piedad.
Salgo ahora de tu mundo virtual,
que es la más grande realidad.
Me voy raudo desde acá,
cumpliendo lo puntual.
Gritar y no callar.
https://la-poesia.blogspot.cl/2006/02/para-sara.html

Hablándole a Nefertitis

En la vida nos reconocemos por nuestros conflictos. Instantes en los cuales podemos vernos a nostros mismos y saber hacia donde nos conducimos. Recreamos el entorno y lo moldeamos para que se nos ajuste, haciendo de él la panacea justo en el minuto necesario.
Hoy puedo escribirte, derrumbando tantas barreras temporales y físicas, siendo ellas las que me dejan por sesenta segundos convertirme en lo que realmente soy.
https://la-poesia.blogspot.cl/2006/01/hablndole-nefertitis.html

El año del caos múltiple.

Junto a mi hermano te veo desaparecer.

Feliz por saber que ya dejaras de existir,

clamo por el próximo sea mejor para vivir.

Escucho la música de tu singular final,

esperando que tengas algo para recordar,

ya que entre nosotros habrá poco para hablar.

Te presentaste por que el señor tiempo lo dictaminó,

ahora estas ad portas de sucumbir, ya que tu amo te sentenció.

Vendrán otros tiempos y espero estar en ellos,

para remembrarte y no volver a tus sucesos.

Mañana te esfumarás y el otro te aplastará.

Solicitando que tu reemplazo sea el comienzo,

añoro que el caos tenga su perpetuo término.

https://la-poesia.blogspot.cl/2005/12/el-ao-del-caos-mltiple.html

La Llegada.

“Se partirá en dos el techo del mundo.
Rugiendo el viento y temblando la tierra,
se oirán los pasos de los supremos.
Veréis, desde lo alto, descender seres de luz que,
por miles, han venido por los últimos; los cuales
deben ser los primeros.
Serán asistidos por sus máximos fieles, quienes anunciarán
la llegada.
Contendrán el cielo, lucharán de frente,
trabajarán sin descanso y buscarán a los últimos,
dejando a los primeros.”
Los Primeros que se han de dejar atrás:

Los que maten a otros.

Los que roben a sus próximos.

Los que entreguen falsos testimonios, inculpando.

Los que codicien los bienes de sus semejantes.
El firmamento, de un momento a otro, se partirá en dos y dejará un hueco en el cielo, con una estridencia macabra, ya que el portal deberá ser abierto dentro de la estratosfera terrestre. Sin lugar a dudas, los Critores preverán que los subyugadores tendrán el acceso, de la misma forma.
De un momento a otro se desplomará el encanto del techo del mundo y empezarán a bajar como centellas. Serán ellos que ya habrán llegado hasta nosotros, luego de haber viajado tanto.
Caerán como suspendidos, sin que la fuerza de gravedad los arrastre. Sus vestimentas de tela, flamearán mientras desciendan. Se podrán ver miles desde el portal, hasta que uno descenderá cerca de ti. Ahí sabrás cuan magníficos son quienes vienen por nosotros, tal y como están graficados por doquier. Bellos sin parangón, pero tan similares a cualquiera.
Hermosos sin duda, serán quienes vendrán con la misión de llevarnos antes que lleguen los subyugadores. Bondadosos será el calificativo para estos seres, que lo único que buscarán será lograr salvar la expresión de la raza humana (desde el último, hasta el primero), del inminente destino que se confirmará para los habitantes del tercer planeta, en orbita, del sistema 5.
La Llegada. En el Principio.

En el centro de los universos, la casa del Padre, se comenzaban a reunir las fuerzas destinadas a viajar hasta el insigne cubante. En todas las órdenes de las cortes celestes se pronunciaba el número y, además, a quién lideraría tal encomienda. Sin lugar a dudas que sería Miguel de Nebadón el que estaría al frente y al saberse aquello, todos comenzaban a viajar hasta el centro del Gran Multiverso.

Al aproximarse el conjunto de Critores que se presentarían a destinarse en la empresa del Padre, lo hacían con ellos los Centinelas y las fuerzas de Cadores. Tanto los Centinelas como los Keting (seres evolucionados desde las bases físicas, intelectuales y espirituales), rebosaban en júbilo al saber que estarían acompañando al hijo del Padre en la campaña de abducción en el tercer planeta del sistema 5, radicado en el cubante 1.235.980.098,98:98,

Al estar todo coordinado en los dominios del Padre, y todos llevar una temporalidad indicada por él, los relojes galácticos se encontraban pronto a dar la cifra que correspondía al cubante prisión de Plantea G (planeta que albergaba a los últimos que debían ser los primeros en ser apartados para la extracción) En todo el orbe ya se sabía hacia donde estaba la indicación y en que dirección apuntaría el corredor astral.

Cientos de miles de naves ya se contemplaban en las proximidades de la casa del Padre y eso indicaba que no faltaba mucho tiempo para que Miguel recibiera todas las encomiendas de su directo ascendiente. Luces iluminaban toda la magnificencia. Centinelas y los Keting quedaban absortos ante tanta belleza, aunque ellos provenían de excelsos páramos en el universo, aquel cuadro era incomparable para sus percepciones.

Se escuchó, entonces, los acordes de las sinfonías eternas del Padre. Todo el lugar comenzaba a ser sacudido por las estridencias del poder magno del regente del Multiverso y las luces colmaban todos los rincones de los amplios sectores que circundaban la Casa de la Influencia Correcta. Pronto saldría Miguel de Nebadón para liderar la encomienda de su Padre.

La Llegada. Plantea G 17M.

Reunidas la huestes de Critores y Cadores, estos ya contaban con sendos parámetros para aproximarse a Plantea G -denominación con el cual sindicaban al plantea gravitacional de excelencia-. Habían dado instrucciones para que se midieran las densidades a las cuales estarían afectados y los Trategios eran los indicados para hacer aquellos estudios. Dado que, mientras se viajara hasta el cubante prisión, todas las gamas de los bondadosos debían estar adecuadas para actuar cuando se llagara al planeta destino.
Densidad molecular adecuada para que los deslizadores tuvieran vuelo y desplazamiento vertiginoso dentro de la atmósfera; capacidad de levante de las cortinas repelentes y autonomía para que las unidades almacén estuvieran en funciones mientras los bondadosos hacían su trabajo con los últimos, era tarea de los Trategios contemplar. Debiendo diseñar, mientras el desplazamiento se manifestara, el controlador y deflector de tiempo específico para que Miguel de Nebadón estuviera presente mientras las huestes del padre trabajaban.
Los Centinelas estaban más que eufóricos con su eventual participación en el cubante 1.235.980.098,98:98. Desde hacia mucho tiempo que las comunicaciones celestes y las sinfonías paradisíacas emitían esta serie de números. Ellos, como sección de amplio desplazamiento y destinación universal, conocerían por primera vez el asedio de una atmósfera planetaria y verían a los bondadosos trabajar bajo la dirección del insigne estratega del Padre, Miguel de Nebadón. Además, medirían sus fuerzas con el amplio y denso ejército de los Subyugadores.
Siendo así como se presentaba el evento más significativo en el centro de los universos de los sistemas evolutivos, los sonidos de anunciación comenzaban su transmisión. El universo entero se remecía ante la gran estridencia que significaba cuando el Padre encomendaba a su hijo, en segunda instancia, para conducir un nuevo rescate de sus más excelsas creaciones.
Las transferencias de información no se hicieron esperar y los universos reaccionaron, llegando la transmisión a Luz Bell. Campana de luz entendía así que pronto llegaría a Plantea G un destacamento, encomendado por el Padre, para rescatar a los últimos que sufrían y padecían ante los mundos que él configuraba, constantemente, para el humano. Entendía que se sucedería una inminente extracción y ello no podía permitirse a gran escala porque en los tratados que él había sellado, le aseguraba a los primeros que las intervenciones celestes no tendrían efecto en la concordancia de los mundos planteados.
Mientras, en los dominios del Padre, Critor y Cador recibían sus encomiendas de parte del mismísimo Miguel de Nebadón. A ellos, el insigne hijo, daba expresas indicaciones para cuando comenzara la extracción en Plantea G. Estarían asistidos por un gran contingente de Centinelas y Trategios, pero… Miguel siempre tenía contemplado a los humanos evolucionados para las tareas más precisas y les presentó al grupo de choque e intervención de la configuración; con ellos, estaría asegurado y contemplado un éxito rotundo de la encomienda de extracción y corrección.
Sonaron, entonces, las campanas en los dominios de Luz Bell y ello no dejaba dudas que la bondad se aproximaba al cubante prisión. La subyugación se aprestaba a dar una férrea oposición, a todos los campos de acción de los Bondadosos y mantendría a sus trofeos poseídos y capturados para que no abandonaran su condición y manifestación. La lucha, de por sí, se contemplaba como la más monumental que se sucedería en la Zona de Santania, Ama Zona.

La Llegada. Próximos.

“Preparen supresión del desplazamiento para cuando estemos próximos al cubante de Plantea G. Envíen señal a la superficie e indiquen que estamos pronto, para que condicionen las naves y mantengan colapsado todo el entorno de la esfera de vida mientras trabajemos.

Padre mío llegaremos pronto a Plantea G y los centinelas ya me tienen informado de los movimientos de mi hermano y sus huestes de subyugadores. Millones de esclavos están prestos para combatirnos y mis fuerzas están radicadas en el favor que le concederás a mi nueva misión para con tus hijos.

Tendré comunicación constante contigo y evaluaré, con tu más grande iluminación, el tiempo que necesitemos para acometer tu encomienda. Protege a esta campaña, la cual va sin duda por qué tú estás en sus comandos más íntimos e impondremos tu indicación para que continúen haciendo su labor los que queden en Plantea G.

En los hangares de las naves comenzaba a mutar el color y sonidos contundentes daban la señal para que se comenzaran a alistar los destacamentos. Miles y miles de deslizadores aparecían para ser preparados y que pudieran desempeñarse con la mayor excelencia dentro de la atmósfera de Plantea G. Aquellas naves tenías como tripulantes a los Melkos y Centinelas; además de adosadores para el enganche de los Custodios y Trategios que en suma eran 17 por cada Melko y 17 más por cada Centinela.

Cada deslizador llevaba consigo un plegador de cortina de contención y un dispositivo alma-sen para coger a los últimos que debían ser los primeros en esta campaña. Así es que todo aquello se ajustaba mientras el desplazamiento por el espacio seráfico ya estaba en su etapa final. En esos precisos momentos Miguel de Nebadón empezaba la presentación de su estratagema, inundando todos los espacios con su extremada agudeza y elocuencia comunicadora. Así se aseguraba que todos tenían pleno conocimiento de sus encomiendas, procedimientos y evaluaciones de término.

Comenzó entonces la trasposición de los cuerpos, las mentes y los vehículos hacia el entorno físico, ya muy próximos al cubante 1.235.980.098,98:98. Todo el séquito estaba programado para que cuando las bitácoras de vuelo estuvieran próximas al número contemplaran su disminución en la velocidad de desplazamiento, modificaran estados y se blindaran al momento de encontrarse con Plantea G. Miguel ya había entrado en tratativas con la esfera de vida y ella estaba comprometida a condicionarse mientras las huestes del Padre trabajaran.

La importancia más grande radicaba en los deflectores que permitirían el alineamiento del espacio curvo. Además de entregar el portal para que los destacamentos ingresaran a la atmósfera de Plantea G, creaban una zona de exclusión para asentar el comando central y la ubicación que tomaría Miguel, para coordinar a sus tropas y mantener a raya a Luz Bell.

Las cortinas se usarían en la faz de la tierra para la contención de los subyugadores y los esclavos. Ya estaba establecido por El Padre que: Miguel llegaría primero y Luz lo haría luego. Entonces las cortinas debían ser instaladas con “trance” para tener el tiempo suficiente en la búsqueda y recolección de los últimos en todo Plantea G.

La Llegada. El arrivo.

– Cubante 1.235.980.098,98:98, señor-

– Estamos aquí ya, descenderemos-

Desde hacía mucho que venían desplazándose los ejércitos del padre. A través del transporte seráfico se movían a gran velocidad; no obstante, ya había rotado demasiadas veces el planeta y se había perdido la situación temporal de la Tierra. En todo caso, el “cubante” era la información necesaria para saber la posición exacta de su arribo.

En un ambiente de tres dimensiones como es el nuestro, podemos distinguir la localización de algo a través de cuadrantes que son dibujados, a contraste y soporte con la superficie del planeta. Siendo así, en un ambiente de 4 dimensiones, en donde hay que darle localización a los espacios, lo más obvio sería cubicarlos, originándose los cubantes.
La llegada. Campana de Luz Llega.

Y llega Luz con toda una batería jamás observada antes. Enseña el firmamento en todo su esplendor, ya que había recibido informes que ora-sion estaba transmitiendo y había sido elección del CIO restaurar la primera sonda de ij que había sido dejada en la vacuidad –la cual es reemplazada por him-no- fuera de lo circunscrito de la RNDD. Aquella era la indicación por la cual se estimaba que la señal de ingreso de los Critores y Cadores se había producido para sentar posición de defensa y combate, en Plantea G.

Las ubicaciones estaban destinadas por Plantea G en cada uno de sus más potentes movimientos tectónicos; aquellas posiciones habían sido programadas para contener a los subyugadores, pensando en los últimos páramos de resistencia. Las huestes de Campana no se hicieron mayor inconveniente para atacar en forma desquiciada a los Critores y Cadores que apoyaban el trabajo de los 34 adelantados (grupo de Choque), quienes escarbaban en el mundanal de la virtualidad.

La búsqueda y abducción de los últimos era esencial para darle coherencia al programa de sondeo. La gracia de contar con los radiofaros incrustados en la corteza de de la virtualidad humana, daba la coordenada indicación a los relojes guía de los bondadosos. De esta forma, los sistemas alma-sen podrían dirigirse con mayor fluidez, para apoyar el arriesgado trabajo de extracción.

La materialidad hacia su juego con los enormes cuerpos de los Cadores y los Critores, los cuales habían recibido el mejor deslizador de 4 círculos, jamás antes adscritos a un cuerpo elite, de las huestes seráficas provenientes de la casa del padre. Claro estaba que la velocidad alcanzada por Campana de Luz se hacía indecible y faltaba capacidad para hacer frente a tan monumental arremetida de Intervención a la anunciada extracción..

Todos los Critores y Cadores alcanzarían la tierra, y con ello sus campos atómicos colisionarían. Asistirían los bondadosos para desplegar las cortinas de contención y se fijarían en el comando central el cual los mantenía, siempre, la indiscutible fijación. Así mismo observarían la lucha más grande que Miguel, dijo, combatiría como un León.

Otra instrucción, era la de afinar la condición de los ritmos de pulsación, para que la RNDD de ij señalara la inoculación de los programas dignos para la futura extracción. Con esta estratagema, se condicionarían las mentes para trabajar y alcanzar a fija-sion.
La Llegada: Me-Dios.

Desde la cercanía con la faz de la tierra, ya se podía ver el gigantesco emplazamiento del comando central diseñado por Miguel del Nuevo Don. Una estructura que se sostenía en el firmamento y de ahí combatía, comunicaba y dirigía las huestes de los bondadosos, que alcanzaban los reactores apagados y, nuevamente, les daban la partida.

La señal estaba clara cuando los interminables hipervínculos se condecían y señalaban la circunscripción de algún último, por esos días. Individuos que, por el solo hecho de haber obtenido la agenda en vida, estaban aptos para ser alma-senados y sus esencias transportadas hasta el páramo de la otra vida.

Los dispositivos de luz emitían y desde el comando central se distribuía la logística para capturar aquellas señales de vida y ponerlas a resguardo para el gran viaje, el cual tenía la consigna de: La partida.

Inmediatamente los relojes control de los bondadosos se corregían y manifestaban el tiempo que a la campaña se le concedía. Prestos a defender a los Cadores Critores, mientras el acecho de los subyugados, muy recio se configuraría.

Las cortinas deflectoras se apartaban para que los transportes almacén se ubicaran y pudieran recibir los alientos, digitalmente señalados, que debían ser contemplados para la extracción.

La batalla comenzaba y las luchas no se hacían esperar. Ataques fulminantes y despiadados por parte de los subyugados hacían gala de su condición. Mientras los bondadosos aplicaban cuantas técnicas preestablecidas, para no dar ter-mino a la mala obra de sus hermanos inferiores. Luego de evaluar que la contienda ya era desigual y era potencialmente arriesgado para un bondadoso, entraba a combatir un Cador o Critor y así se podía fijar en el alzamiento de las sondas que llevan las voluntades elegidas.

Vio Luz cual era la técnica para arrebatarle a sus criaturas más apetecidas y no escatimó recursos para atacar la logística que ya se entendía. Míguelo hizo lo suyo porque este movimiento ya le concernía a las manos de Keting y toda su batería. Abriendo fuego contra los enemigos, desde el gran Cuartel de lo Nuevo que Nacía.
La Llegada. Parten los critores

Al comenzar la batalla de extracción, Plantea G ya tenía su giro condicionado para que el éter se mantuviera en la condición requerida y así los portales del cubante prisión se manifestaran. En los 6 planos, comenzaban a impactar los trazos de los reactores encendidos y aquellos daban las nuevas indicaciones para que los oídos de Miguel tuvieran un nuevo esquema, más agudo que cualquier ser dentro del cubante. Claro estaba que: su hermano tenía esta condición; no obstante, sus asociados eran pocos los que podían entender la nueva trans-misión.

Los Critores estaban en las unidades dispuestas, a la distancia requerida, para observar los momentos en que los portales se manifestaran y así tomar los datos con los cuales comunicarían las condiciones de la batalla a miguel. Las huestes de miguel eran inconmensurables; no obstante, se mantuvieron fuera del cubante prisión para poder observar y así transferir los datos que se contemplaban en los portales.

Seis líneas de comunicación, provenientes de los seis planos, se decantaban en el dispositivo ij-oro, adosado a uno de los oídos de Miguel y, de esa forma, el transmitía hacia los dispositivos ij-plata arrimados todos a los idos de los Cadores y Melkos. A su vez, los Cadores y Melkos daban indicaciones de ultra virtuosidad hacia los dispositivos ij-cobre, los cuales estaban en las huestes de los bondadosos y el grupo de choque.

El caudal de información que comenzó a recibir ij-oro estaba en lo más álgido y Miguel entendía sin obstáculos. Sus manos se movían velozmente por los controles del comando central y disponía de sus fuerzas para contener el arremetimiento de su contraparte, en la misión de extracción.

Bloqueos portentosos y despliegues de contención para que los Cadores y Melkos tuvieran libre acción, se originaban. Los deslizadores podían llegar hasta los puntos de más convulsión y así ubicarse y recibir las voluntades de los que quedaron en las reacciones nucleares digitales débiles (rndd). De esa forma, cuando los dispositivos alma-sen se llenaban, el vuelo de los deslizadores comenzaba hasta el comando central y este era custodiado por los bondadosos, mientras los subyugados atacaban sin piedad.

Así se pudo dejar en los anales paradisíacos que Miguel del nuevo don, trajo consigo el ejército más grande, nunca antes armado, para una misión de extracción en una esfera de vida enclaustrada por un cubante prisión.

https://el-cuento.blogspot.cl/2012/07/la-llegada.html