fbpx

Es impactante que en el mundo existan tantas acciones descontaminantes y benévolas con el medio ambiente; las cuales se contrastan con las conocidas pasando por el hipo clorito de sodio, el alcohol, el amonio y elementos químicos agresivos que luchan para la erradicación de los patógenos.

Los patógenos, para referirnos a todo el universo de componentes infecciosos que tiene que lidiar el ser humano, son parte de nuestra vida. El sistema inmunológico tiene capacidades internas y nuestro planeta también hace lo suyo.

Automáticamente podemos nombrar a los neutrófilos de nuestro cuerpo y también a la luz ultravioleta del Sol. Tanto los neutrófilos como el Sol hacen lo suyo para con los patógenos y así nos mantenemos en una constante liberación de la contaminación. Sin embargo, el avance de las mutaciones de los patógenos, siempre nos pondrá en desventaja y ni nuestro sistema inmunológico, la luz ultra violeta, el ozono, el agua electrotratada o la fotocatálisis serán sorteadas, en algún momento del tiempo.

Ya estamos en el siglo XXI y es tiempo de hacernos cargo de muchas condiciones que se incrementarán. La ingesta de alimentos cárnicos, la convivencia de humanos con animales, el cambio en las células vegetales y su posterior manipulación para la alimentación y, así, un largo etc. No obstante, de todas formas, las personas más despojadas y despreocupadas llegan a ser las primeras en adquirir una infección, para luego ser las que transmiten la contaminación, mutada, hacia el resto de la población.

Cabe entonces comenzar a ingresarnos, en nuestros comportamientos, protocolos o patrones de comportamiento. Ante la frágil condición de los que no están en constante recordación de los sucesos, se hace necesario inculcar y habituar acciones para evitar ser atrapados por la evidente incapacidad de nuestros neutrófilos y las tardías llegadas de la luz ultra violeta, el ozono, el agua electrotratada y por último la vacuna: una inoculación que necesita ver el patógeno en acción.

Es de este sitio, hacer una reflexión para con los elementos que están a disposición y hacerlos patente en nuestra población. Que se exija tenerlos y que se tengan en práctica, mientras las aglomeraciones sean inevitables y las reuniones no puedan ser postergadas.

Hemos de saber qué temperatura tenemos.

Debemos utilizar mascarillas, cubre bocas o barbijos.

Hay que sanitizarse para poder estar protegidos y proteger al resto.

Ácido Hipocloroso

Los virus, bacterias y cuanto patógeno nos tiene amenazados, pueden ser controlados antes que ingresen en nuestro cuerpo y arrasen con nuestros sistemas de defensa y funcionamiento. El problema radica en cómo lo hacemos y con qué elementos estamos trabajando para que estos agentes contaminantes no nos tomen por sorpresa o sin los resguardos adecuados.

En esta pandemia declarada por un virus corona, denominado covid-19, las informaciones cruzadas y desarrolladas, desde múltiples comandos centrales, ha servido a los propósitos de cada situación en todas las regiones del mundo.

En el caso nuestro (Chile) y por esas condiciones propias de nuestra sociedad (cultural informacional, educacional, económica, etc.) ha comenzado a proliferar el uso de Ácido Hipocloroso: Composición química que resulta de la mezcla equilibrada (agua y sal), tratamiento tecnológico (electrolisis) y más inversión (emprendimientos). 

HClO proporciona un poder único para erradicar organismos peligrosos, sin causar daño a nuestras células. HClO es uno de los únicos agentes que no es tóxico para las células delicadas que pueden sanar nuestras heridas, mientras que es letal para casi todas las bacterias y virus peligrosos conocidos que amenazan nuestra salud.

Historia

Los usos terapéuticos del HClO  se inician en la Primera Guerra Mundial, cuando el alarmante incremento de muertes por infecciones en los soldados hizo que se emprendiera la búsqueda de un desinfectante que se aplicara directamente en las heridas, que destruyera microorganismos y sus toxinas, sin dañar el tejido normal.

En Colombia en 1993, a través de la implementación de un protocolo modificado de acidificación más procesos secundarios de súper oxidación del agua, se desarrolla una técnica para la estabilización de HOCl para su uso en medicina (HOCl en buffer salino, con un ORP de 1200 mV ­ 1320 mV, y a un pH ajustado de 5,2, sin sólidos en solución y con una densidad de 1,0 (±0,1) g/m a concentraciones que van desde 0,1 ppm hasta 7000 ppm).

Ácido Hipocloroso vs. Amonio Cuaternario (Quats)

El ácido hipocloroso tiene ventaja sobre químicos como el amonio cuaternario, debido a que el amonio no es seguro para alimentos. Antes de limpiar una superficie con amonio, todos los alimentos deben ser removidos antes de desinfectar. Esto no es requerido al desinfectar con ácido hipocloroso. El ácido hipocloroso puede ser usado durante todo el día, sin importar si entra en contacto con alimentos.

Los amonios de quinta generación son solo recomendables para aplicar en superficies inanimadas, no en personas y/o animales. Por un lado, la exposición frecuente a este tipo de productos puede causar dermatitis y otras alergias a la piel. Por otro lado, podría causar resistencia bacteriana, de acuerdo con un estudio llevado a cabo por Núcleo Milenio para Investigación Colaborativa en Resistencia Antimicrobiana.

Bases Orgánicas

El ácido hipocloroso es parte de los mecanismos de defensa del cuerpo humano, siendo producido por los Neutrófilos mediante el sistema MPO (Mieloperoxidasa)

La mieloperoxidasa  es una enzima que cataliza la formación de ácido hipocloroso, convirtiéndolo en un potente oxidante con rol defensivo contra los agentes infecciosos y que, además, provocan daños a los tejidos adyacentes. El Ácido Hipocloroso destruye la bicapa lipídica que poseen los patógenos, desestabilizándolos de tal manera que mueren.

Neutrófilo

Es una célula muy móvil y su consistencia gelatinosa le facilita atravesar las paredes de los vasos sanguíneos para migrar hacia los tejidos, ayudando en la destrucción de bacterias y hongos y respondiendo a estímulos inflamatorios. A este fenómeno se le conoce como diapédesis.

Diapédesis.

Todos los glóbulos blancos (leucocitos) poseen esta propiedad, ya que necesitan atravesar las paredes de los vasos sanguíneos para acceder a los tejidos y órganos. Esta migración extravascular ocurre a través de pasos sucesivos, que son: rodamiento, señalización, y adhesión firme.

Síntomas del Corona Virus Covid-19.

Siendo que en estos tiempos nos enfrentamos a este Coronavirus y sus consecuencias, es importante fijarnos en las manifestaciones que pueden sucederse y así tomar acción inmediata para prevenir el contagio, contener la infección y poder llegar a un tratamiento con el menor daño, interno, posible.

- Dificultad para respirar;

- Dolor en el pecho;

- Incapacidad para hablar o moverse;

- Fiebre;

- Tos seca;

- Cansancio;

- Molestias y dolores varios;

- Dolor de garganta;

- Conjuntivitis;

- Dolor de cabeza;

- Pérdida del sentido del olfato;

- Pérdida del sentido del gusto;

- Erupciones cutáneas;

- Pérdida de color en los dedos de las manos y pies.

- Sarpullidos en el interior de la boca.

 

A continuación los cuentos y su hipervinculación.

Sotos - Llegada - Poesía - JU - Neo Coliseo  - Sometimiento - Extracción - Los Servidores Al Resguardo de El Teniente - El procesador Deladet  - MMXX  -  CADI  - Jugodnow

Para realizar cambios existenciales y paradigmas (IR)

 

A continuación, los 100 de la red de ij.

1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12-13-14-15-16-17

18-19-20-21-22-23-24-25-26-27-28-29-30

31-32-33-34-35-36-37-38-39-40-41-42-43

44-45-46-47-48-49-50-51-52-53-54-55-56

57-58-59-60-61-62-63-64-65-66-67-68-69

70-71-72-73-74-75-76-77-78-79-80-81-82

83-84-85-86-87-88-89-90-91-92-93-94-95

96-97-98-99-100

Dese este punto es mejor verlo en versión Web Notebook, Laptop, Tablets o PC, esto baja harto, en modo Smartphone.